Clasificación Empresarial

Clasificación Empresarial

Clasificación Empresarial

La clasificación de empresas es una obligación imprescindible en algunos contratos públicos de gran envergadura económica.

La clasificación conlleva la declaración de la capacidad de la empresa para poder llevar a cabo contratos que son más importantes debido a su amplitud económica, lo que da a la Administración Pública una garantía de la aptitud en el momento de elegir a la empresa que consigue el contrato.

La clasificación de las empresas se hace en función de la actividad de la organización, de los servicios que presta y de su liquidez, siempre medida con ajuste a los criterios definidos

Las empresas son clasificadas en grupos y subgrupos de actividades, permitiendo a cada subgrupo otorgado una categoría, las cuales simbolizan el límite superior del importe de los contratos a los que se puede presentar.

Qué es

La clasificación empresarial es un requisito imprescindible en algunos contratos con la administración pública que tengan una gran amplitud económica.

Para qué sirve

La clasificación, presume el reconocimiento de la capacidad de la organización para realizar contratos que son más importantes por su envergadura económica.

Qué ventajas aporta

Además es un requisito fundamental en ciertos contratos públicos de gran envergadura económica. Esta clasificación, reconoce la capacidad de la empresa para llevar a cabo contratos que de alguna manera son más importantes por su dimensión económica, por lo que la exigencia de clasificación es, para las entidades públicas, una especie de “seguro” a la hora de escoger a la empresa adjudicataria.

Pida presupuesto online