Imagen RGPD

RGPD

Es la nueva normativa europea que desarrolla las medidas de protección de los datos personales que las empresas y autónomos tienen de usuarios.

Afecta tanto a las empresas que desarrollan su actividad en la UE como a aquellas otras que conservan o tratan datos personales de la UE, y entró en vigor el 25 de mayo de 2018.

A los principios de calidad de la LOPD (proporcionalidad, finalidad, exactitud y actualidad, cancelación y licitud) el RGPD incorpora seis principios básicos:

  • Minimización de datos: Solo se recogerán los datos necesarios para llevar a cabo el servicio y para las finalidades definidas.
  • Integridad y confidencialidad: Proteger los datos personales haciendo uso de la tecnología adecuada y de las necesarias medidas de seguridad organizativa.
  • Licitud, lealtad y transparencia: Las organizaciones deben garantizar que cuentan con una base legal para el tratamiento de los datos personales y que dicho tratamiento se realiza de forma legal y transparente.
  • Limitación de la finalidad: Los datos personales no se pueden utilizar para finalidades distintas de aquellas con las que fueron recabados.
  • Los datos personales de los interesados deben ser siempre precisos y estar actualizados.
  • Limitación del plazo de conservación: Los datos se deben cancelar cuando han dejado de ser necesarios.

Otros aspectos a destacar:

  • Responsabilidad proactiva: supone que el responsable del tratamiento aplique medidas técnicas y organizativas apropiadas.
  • Protección de datos por defecto y desde el diseño. El responsable deberá adoptar medidas para garantizar el cumplimiento de la norma desde el origen.
  • Los avisos legales y políticas de privacidad deberán ser más simples, inteligibles y completos.

Para qué sirve

Es un reglamento de la UE que aplica a todas las empresas y autónomos que trabajan y tratan datos personales, por lo que su cumplimiento es obligatorio en todo el territorio de la Unión Europea.

Es necesario primero, para evitar una sanción por su incumplimiento, pero además, supone un beneficio de cara a los usuarios aportándoles un extra de confianza en la marca y de seguridad en el uso de los datos que ponen a disposición de la empresa y del autónomo.

Su cumplimiento debe formar parte del compromiso de calidad de cada organización y autónomo para ofrecer un servicio profesional y legal en este sentido.

Qué ventajas aporta

  • Cumplimiento legal.
  • Definición de procedimientos de control y medidas de seguridad.
  • Mejora la seguridad del usuario.
  • Reducción de sanciones en este aspecto.
  • Empresa legal y confiable.
  • Control de los datos personal de la organización.
  • Menor vulnerabilidad a brechas de seguridad.
Pida presupuesto online