Formación Bonificada Seguridad Social

Inicio » Formación Bonificada Seguridad Social

Seguro que no es la primera vez que una empresa (dedicada a la formación, normalmente) te llama para venderte informarte de que tienes la posibilidad de proporcionar cursos GRATIS a tus trabajadores. En este nuevo post hablaremos de ello, te explicaremos qué es realmente la formación bonificada de la seguridad social, cómo funciona, quién tiene derecho a utilizarla y algunas cosillas más. Empezamos.

¿Qué es la formación bonificada de la Seguridad Social?

Formación bonificada para empresas – que no para autónomos -, es un tipo de formación financiada mediante la aplicación de bonificaciones en las cotizaciones de la seguridad social.

La formación bonificada, permite a las empresas responder a necesidades formativas, mejorando y actualizando los conocimientos de sus trabajadores mediante acciones formativas (una acción formativa, para entendernos sería sinónimo de «curso») relacionadas con su actividad o función en la empresa.

Dichas bonificaciones son gestionadas a través de  FUNDAE (Fundación Estatal para la formación en el Empleo), hasta 2015 se la conocía como Fundación Tripartita. Se encarga del control, análisis y evaluación de las mismas, no imparte formación ni la organiza.

Este tipo de formación – si se lleva a cabo correctamente – no supone coste alguno ni para los trabajadores, ni para la empresa.

¿Y si es gratis, quién lo paga?

Tanto el trabajador como la empresa – ¡Pero si antes has escrito que no tenía coste! – Y lo mantengo, en las nóminas de cada trabajador hay un concepto (Formación Profesional) por el que cotiza un 0,1% de su sueldo bruto, a su vez, la empresa cotiza por lo mismo, con un 0,6%; funciona como «hucha».

¿Qué empresas pueden utilizar la formación bonificada?

Para que una empresa pueda acceder a realizar cursos bonificados, debe cumplir los siguientes requisitos:

    • Contar con un centro de trabajo dentro del territorio nacional.
    • Tener trabajadores en plantilla en Régimen General. Y obviamente, que coticen por Formación Profesional.
    • Estar al día de impuestos y pagos con Hacienda y la Seguridad Social.

Si cumples estas tres premisas, ¡Enhorabuena! Puedes invertir en la formación de tu equipo.

Ahora viene una de las dudas más habituales:

¿Cuánto crédito tengo para invertir en formación bonificada?

Todas las empresas que cotizan por Formación Profesional y cumplen los requisitos anteriores, independientemente de su tamaño y fecha de creación, disponen de un crédito para formación mínimo de 420 euros.

El crédito de formación bonificada se renueva anualmente y en caso de no utilizarlo, se almacenará durante los dos años siguientes (Sólo para empresas de menos de 50 trabajadores). Este importe, se calcula en función de lo que ha cotizado la empresa en concepto de Formación Profesional el año anterior y el tamaño de la plantilla (que determinará el % al que tienen derecho):

    • De 1 a 9 trabajadores: 100%.
    • De 10 a 49 trabajadores: 75%.
    • De 50 a 249 trabajadores: 60%.
    • De 250 o más trabajadores: 50%.

Comunicar la intención de reserva – o acumulación – del crédito, se debe realizar antes del 30 de junio de cada año, en caso de no hacerlo, se perderá.

¿Existen límites a la hora de bonificar un curso?

. Independientemente del crédito disponible de la empresa, existe un máximo financiable del coste de las acciones formativas. La aplicación de FUNDAE calculará en función de las características de la acción formativa (duración, modalidad y nivel), así como del grupo (número de participantes):

 

Modalidad de impartición Nivel de formación
Básico Superior
Presencial 9€ 13€
Teleformación 7,5€
Mixta Según los límites anteriores en función de las horas para cada modalidad

* El nivel básico corresponde a formación en materias transversales o genéricas, que capacita para desarrollar competencias y cualificaciones básicas; mientras que el nivel superior es aquella que incorpora materias que implican especialización y/o capacitan para desarrollar competencias de programación y/o dirección.

El importe máximo financiable del grupo será el resultado de multiplicar el importe económico definido en la tabla, por el número de horas del curso y por el número de alumnos. Para verlo de una forma más clara, utilizaremos uno de nuestros cursos:

Curso de Inglés A1 (Os dejo el enlace por si queréis echarle un ojo)

60 Horas

Teleformación – 1 Alumno

Importe máximo a bonificar: 60 x 7,5 = 450 €

¿El crédito para la formación bonificada cubre el total de los costes o la empresa tiene que hacer alguna aportación?

Como decían los de Jarabe de Palo, depende. Y es importante que la empresa a la que contratéis para impartir y gestionar la formación os informe para que no haya sorpresas.

Cuando la empresa cuenta con una plantilla superior a 5 trabajadores, debe participar en la financiación de los costes de formación de su plan de formación anual. Esta aportación se denomina cofinanciación privada y hay dos opciones para realizar dicha aportación.

La cofinanciación privada es un porcentaje sobre el importe total de la acción formativa que variará en función del volumen de la plantilla:

      • Hasta 5 trabajadores estarán exentas y no tendrán que aportar nada.
      • De 6 a 9 trabajadores: aportarán el 5% sobre el total del importe del curso.
      • De 10 a 49 trabajadores: un 10%.
      • De 50 a 249 trabajadores: un 20%.
      • De 250 o más trabajadores: un 40%.

Ahora bien, ¿Qué opciones hay para realizar la aportación? La primera opción – y desde nuestra experiencia – la menos utilizada es contribuir por la cantidad correspondiente a dicho porcentaje.

La segunda opción, es aportar el porcentaje que le corresponda mediante el coste salarial que supondría tener al trabajador formándose en horario laboral. La empresa puede conceder al trabajador unas horas, dentro de su horario laboral, para destinar a la formación. Este horario se indicaría en los trámites del curso y no sería necesario hacer una aportación económica. Repito de nuevo, esto es importante aclararlo con la empresa que vaya a llevar a gestionar el curso – o acción formativa –  para evitar disgustos y malentendidos.

 

¿Cómo puedo saber el crédito para formación bonificada que tiene mi empresa?

Para esta ardua (ardua antes, ahora es bastante más sencillo) tarea; os dejamos tres opciones.

La primera y menos aconsejable, aplicar la fórmula: El crédito de formación bonificada es igual al total de las cuotas de Formación Profesional ingresadas multiplicadas por el porcentaje establecido. Este porcentaje varía en función del número de trabajadores (ver porcentajes en el apartado ¿Cuánto crédito tengo para invertir en formación bonificada?).

La segunda, a través de la propia FUNDAE y utilizando su calculadora de crédito. Si sigues el enlace, verás una página tal que así:

Imagen de la web de FUNDAE

Si os fijáis, aparece una opción que se llama «SIMULADOR DE CRÉDITO«, sólo tenéis que picar sobre el y seguir el formulario de cinco pasos, al terminar os dirá la cantidad de créditos con los que contáis.

Imagen calculadora de crédito FUNDAE

Y la última opción para conocer los créditos de formación bonificada es contar con nosotros, puedes picar sobre el siguiente botón y se desplegará un formulario a modo ventana emergente en el que nos autorizas a consultar y comunicarte los créditos de formación.

Estamos inscritos en el Registro Estatal de entidades de formación del Servicio Público de Empleo Estatal (vamos, el SEPE), lo cual nos autoriza a impartir formación bonificada. Y como también somos entidad organizadora, que es basicamente una entidad a la cual las empresas encomiendan la organización de la formación de sus trabajadores, pues podríamos – gratuitamente y sin ningún tipo de compromiso – realizar la consulta de créditos de formación bonificada en nombre de la empresa.

Quiero formar a mis empleados ¿Quién imparte la formación bonificada?

En el mercado hay multitud de empresas que proporcionan este servicio – nosotros entre ellas – puedes suscribirte a la newsletter que tenemos en el apartado de contacto, mandarnos un mail, contactar a través de WhatsApp, llamarnos por teléfono, etc. si quieres que te informemos de los cursos que organizamos. También, puedes consultar nuestro apartado en la web de próximos cursos impartidos – quizá hay alguno que te cuadra -. También puedes consultar nuestra oferta formativa de formación bonificada y ver el catálogo tranquilamente.

 

Conclusiones

Invertir en formación para los trabajadores siempre es una gran opción y desde nuestra experiencia merece mucho la pena.

Pros de la formación bonificada para empresas

    • Es una manera asequible (o gratuita) de darle un valor añadido a tu equipo.
    • Oferta formativa muy amplia.
    • Inversión anual que demuestra la preocupación por la formación de los trabajadores.
    • Trabajadores más formados = Trabajadores más rentables.

Contras de la formación bonificada para empresas

    • Debido a la falta de profesionalidad de algunas empresas puede haber sorpresas tras la bonificación de la acción formativa.
    • Al ser tantos los pasos a seguir, es fácil que una empresa que no se dedique a esto pueda cometer algún error al tramitar la bonificación.

Como siempre, si tienes cualquier duda (o sugerencia), déjala en los comentarios 🙂 También puedes contactar con nosotros a través de los medios habituales (teléfono, mail, formulario de contacto…).

Ir al contenido