Crear una página web gratis ¿Merece la pena?

Inicio » Blog » Crear una página web gratis ¿Merece la pena?
Publicado por Óptima Consultores
Marketing

No nos vamos a engañar, hay muy pocas cosas en la vida que sean gratis, y crear una página web, no es la excepción. Una página web gratis, es como el smartphone que nos «regala» nuestra compañía telefónica, te lo damos gratis pero tienes que estar con nosotros 24 meses pagando X euros al mes.

También es verdad, que depende en gran medida de lo que entendamos por página web, y aquí viene la parte escabrosa. Si solo hablamos de la parte estética, efectivamente hay tropecientas soluciones para hacerlo de forma gratuita (ojo, gratuita no profesional), pero eso es solo la punta de iceberg.

Crear una página web gratis

Como decíamos, una web gratuita puedes hacerla de muchas formas. Existen CMS (Content Management System) como Wix, Wordpress, Prestashop, Magento, Drupal… que permiten crear tu página – o tienda online – en un par de tardes tontas que no sepas qué hacer.

Pongámonos en la situación, ya hemos creado nuestra página web y ahora resulta que no puede verla nadie, en concreto por dos motivos ni tengo dominio propio ni tengo alojamiento.

Registrando el dominio

Para quien no sepa qué es un dominio, en internet es el equivalente a una dirección postal. Registrar el dominio es bastante sencillo (cuidado, ya no es gratis), basta con buscar un agente registrador de confianza, aquí os dejamos varios de los que nos fiamos:

También es posible que en la propia página del CMS que hayas utilizado para crear tu página web gratis te ofrezcan la opción de contratar con ellos el dominio. ¿Es recomendable? Para saberlo deberás evaluar las opiniones de otros clientes con necesidades similares, ver qué tal funciona el soporte y analizar los precios.

¿Cuánto cuesta un dominio para mi web?

Primero, un dominio se compone de dos partes: el nombre de dominio y la extensión de dominio.

Ejemplo partes de un dominio

El precio variará en función del agente registrador y de la extensión de dominio. Verás precios maravillosos y baratísimos, «Su dominio por 0,99€» pero calma, hay que ver también el precio de renovación – que por cierto, ya no lo tienen puesto de forma llamativa –  renovarlo ya no costará menos de un euro, sino 25 € (y se renueva cada año). Por eso, es importante comprobar el precio de renovación del dominio.

También variará el importe en función de la extensión de dominio, si te interesa un .es o .com en raras ocasiones superan los 15 €/año, también puedes optar por los .shop, .abogado, .academy… ahí ya toca ver precios, en algunas empresas de hosting te regalan un dominio (el primer año). De cualquier forma, la extensión de dominio que elijas variará en función de tu cliente objetivo, por ejemplo, si tu público es la población general de 45 años en adelante, es posible que desconfíen si no ven una extensión «conocida». A un alto porcentaje de la población española le suena raro todo lo que no sea .es, .com, .net o .org.

Ahora que ya tenemos el dominio, vamos a por el alojamiento.

Contratando el alojamiento

No vamos a contaros cómo contratar un alojamiento – ya lo hemos hecho -, pero sí vamos a daros unas pinceladas de todo lo que debéis tener en cuenta.

Si navegas un poquito por internet, verás que existen cientos de alojamientos distintos, cada uno con sus opciones, configuraciones y con precios muy distintos.

De los que nosotros hemos probado – y algún día os contaremos cómo llegamos hasta ellos – os recomendamos:

Raiola Networks:

Raiola Networks

Webempresa:

Hosting WordPress

Podéis echarles un vistazo haciendo clic en los banners.

Hay numerosas empresas de hosting que te lo ofrecen todo pero luego tienen mucha letra pequeña. Las dos anteriores, incluso con los servicios más básicos, garantizan un buen porcentaje de uptime (si sois nuevos en esto, es el tiempo que está el servidor en perfecto funcionamiento), un valor a tener en cuenta si, como nosotros, piensas tener ahí el correo corporativo. Es un problemón que esté caído el servidor y no poder trabajar con el email.

Otra cosa que nos gusta de ellos es el gran equipo humano que hay detrás de cada una de las empresas, son técnicos altamente cualificados listos para resolver cualquier posible problema que pueda surgir.

Para ir resumiendo, fíjate en todo lo que te ofrecen, no mires solo el precio. Si estás iniciando un nuevo proyecto, o no necesitas una gran cantidad de recursos, quizá te sirva un hosting compartido (se llama compartido porque no eres la única web que aloja, la mayoría de páginas que ves por ahí, están en este tipo de servidores), si vas a necesitar una gran cantidad de RAM, CPU, espacio…es posible que te interese un servidor virtual (VPS) o un servidor gestionado por el proveedor, y si necesitas una gran versatilidad (y cuentas con conocimientos técnicos) probablemente necesites un servidor dedicado.

Hagas lo que hagas, cuéntale a la empresa de hosting lo que vas a hacer y ellos te orientarán sobre lo que necesitas sin coste alguno.

¿Cuánto cuesta el alojamiento para mi web?

Obviamente, cada empresa tiene sus tarifas, pero para que tengáis una horquilla de precios, os comentamos:

En un alojamiento compartido los precios pueden ir desde los 50 €/año hasta los 110 €/año, aquí entra en juego que te ofrezcan el certificado SSL gratuito (Let´s Encrypt), un buen panel de administración…

Los servidores virtuales (VPS), dependiendo de lo que escojas, si lo administras tú, oscilará entre los 100 €/año y 150 €/año. Si quieres que te lo administren, se incrementará el precio desde los 500 €/año hasta – y en función de las características – los 1200 €/año.

Y si hablamos de un servidor dedicado, ahí ya no hay horquilla, lo configuras en función de tus necesidades y como todo en esta vida, a más características, más dinero.

Nuestra recomendación: Si estás empezando y no tienes claras tus necesidades, ve de menos a más. No sirve de nada tener un servidor dedicado y gastarnos 2000€ todos los años si tenemos 1000 visitas al mes.

¿Cómo publico mi página web?

Dando por hecho que habéis comprado el dominio, las DNS apuntan a tu nuevo alojamiento y dicho alojamiento ya está activo. Solo queda subir la página web al hosting, para esto, contarás con un panel de control propio de la empresa o bien algo tipo cPanel. Tendrás también acceso (en la mayoría de compañías) a través de FTP, podrás añadir las bases de datos, etc. y listo, tu web debería ser accesible desde el inmenso mundo digital en el que vivimos.

Pues no era tan difícil…

Si habéis llegado hasta aquí, veréis que tener una página web gratis no era tan difícil y estaréis pensando que somos unos «neuras» por deciros lo contrario justo al principio de este post. Pues bien, seguimos manteniendo lo mismo.

Página web gratis ¿Merece la pena?

Mucha gente piensa que hacer una web es sencillo y tienen razón – en parte -, cualquier profesional dedicado al diseño y desarrollo web puede realizar la misma web que tú hayas creado en un ratejo. No nos malinterpretéis seguro que te ha costado un esfuerzo terrible y bastantes horas. Pero cuando presupuestamos una página web, evaluamos más parámetros que el estético.

Cuando un profesional hace una estimación de tu proyecto tiene en cuenta el branding, un posicionamiento SEO básico, evalúa la presencia en internet de la marca, que la página sea escalable (porque siempre se pide más) sin mucha dificultad, investiga tu sector, palabras clave… Te sugerirá modificaciones de tus ideas, llegando incluso a cambiar radicalmente el proyecto inicial.

Este post lo escribimos desde la experiencia. Un 37% de los clientes de nuestro departamento de marketing vinieron porque su página web gratuita se les quedaba corta, estaba obsoleta, iba lenta, había dejado de verse o no aparecía en las búsquedas.

Conclusiones

Para ir terminando, no podemos recomendar realizar una página web gratis a menos que no quede otra opción, por una sencilla razón: lo barato sale caro. Es un topicazo, pero en este caso es verdad.

Antes de tirar la toalla, informaos con varias consultoras de marketing para tener un presupuesto orientativo, quizá piensas que tu proyecto va a tener un precio desorbitado y la realidad es muy distinta.

Si confiáis en el proyecto, buscad todas las maneras posibles de poder asumir el coste, pregunta por la posibilidad de pagar a plazos (no financiación, el importe original en varios meses), buscad subvenciones o ayudas a la digitalización… Habitualmente, las empresas suelen informar de todas estas cosillas.

La imagen que da una web o tienda online profesional te hará vender, y no hay mejor tarjeta de presentación. Pensadlo de este modo, una web simple es como una tarjeta de presentación que fácilmente verán 2000 personas al mes ¿Imagináis lo que gastarías si comprases una tarjeta por cada visita a la web?

Como siempre, esperamos que os haya gustado esta publicación y si necesitas una agencia de diseño y desarrollo web, no dudes en contactar con nosotros, y cualquier otra cosilla, respondemos a los comentarios, al email, al WhatsApp o al teléfono.

¡Gracias por leernos!

Ir al contenido